fbpx

Laureato 42mm Eternity Edition Un Atractivo Eterno

El Laureato de Girard- Perregaux, presentado en 1975, ha disfrutado de un enorme éxito comercial y se ha convertido, para la mayoría de los aficionados, en un verdadero icono de la relojería. Y, ahora, la Manufactura se complace en presentar el Laureato 42 mm Eternity Edition, un modelo que incorpora una sublime esfera de esmalte grand feu realizada íntegramente en sus instalaciones. Una resplandeciente piel que, gracias a su composición, nunca perderá su aspecto original. Un nuevo modelo, en consonancia con el espíritu del Laureato, con un atractivo inmune al paso del tiempo.

En 1969, Girard-Perregaux presentó el Deep Diver, un reloj de uso subacuático. Mostraba una caja en forma de cojín diseñada para ese propósito, muy atractiva gracias a sus formas curvas. Lo más sobresaliente del modelo era el exclusivo diseño de su bisel, un detalle que transformaba un reloj eminentemente funcional en un objeto muy hermoso. El reloj relucía como un diamante, gracias al juego con la luz de las 14 facetas del bisel, un diseño que embellecía el Deep Diver y que lo convertía en algo más que un objeto práctico, como eran el resto de los relojes de buceo.

Más tarde, a mediados de los años 70, se pusieron de moda los relojes deportivos de acero, entre ellos, el Laureato, presentado en 1975. Se trataba de un modelo que incorporaba una pulsera integrada y que, al principio, estaba dotado de un movimiento de cuarzo, por entonces la tecnología más moderna existente. Lo más interesante de su diseño era su juego con diferentes formas. Por ejemplo, presentaba una esfera redonda enmarcada por un bisel octogonal, que iba colocado sobre un zócalo circular encima de una caja con forma de barril. Sin embargo, este atrevido juego con las formas no impedía la maravillosa cohesión estética del modelo. El equipo de diseño que participó en la concepción del Laureato optó, muy astutamente, por volver a utilizar el diseño del bisel del Deep Diver, aunque en esta ocasión redujera sus facetas a ocho desde las catorce originales. Sin embargo, esa reducción no influyó en su juego con la luz, que siguió siendo impresionante.

A lo largo de los años, el Laureato ha evolucionado, adoptando los movimientos mecánicos, diferentes materiales y varias complicaciones diferentes. De hecho, a pesar de la fidelidad de Girard-Perregaux hacia el diseño original de 1975, la Manufactura nunca ha dudado en incorporar la innovación al modelo.

Y, ahora, la Maison se complace en presentar una nueva versión de este emblemático reloj, el Laureato 42mm Eternity Edition. Este modelo homenajea el duradero atractivo del diseño original del Laureato de 1975, convirtiéndolo, gracias a su carátula de esmalte grand feu, en un reloj casi eterno. Una resplandeciente piel a la que los años no harán perder su aspecto original.

Patrick Pruniaux, CEO de Girard-Perregaux, señala: «Este año, Girard-Perregaux celebra su 230 aniversario. Siempre que consultamos nuestros archivos, recordamos nuestra responsabilidad con respecto al legado de los relojeros, los artistas y artesanos que nos precedieron. Sus disciplinas, que nuestra empresa atesora con cariño, no deben caer en el olvido. Con nuestras ediciones Eternity, de forma análoga a las ediciones Infinity que las precedieron en 2020, queríamos fabricar un número limitado de relojes que mostraran todo ese conocimiento a las nuevas generaciones. Queríamos producir relojes cuyo aspecto siguiera incólume en las próximas décadas, de ahí que hayamos elegido esferas de esmalte grand feu para estos modelos y las hayamos fabricado en la propia Manufactura. Estas esferas no se verán desvaídas con el paso del tiempo. Mantendrán su belleza para
siempre, destinadas a los hombres del futuro».
Las carátulas de esmalte grand feu se fabrican en las instalaciones propias de la empresa.
El esmalte está compuesto de una mezcla de sílice, minio, potasa y sosa, que se muelen hasta formar un polvo al que se pueden añadir otros óxidos metálicos para obtener diferentes colores. Este polvo se aplica en la carátula que, más tarde se hornea a una temperatura de unos 800°C. Un proceso que se repite de 5 a 10 veces hasta conseguir el brillante acabado que se busca. Para dominar el esmaltado grand feu, es necesaria una considerable experiencia, pero incluso si ese es el caso, siempre existe la posibilidad de que aparezcan grietas, burbujas de aire e imperfecciones en el color. Muchas carátulas no pasan la prueba y deben descartarse. Sin embargo, su principal ventaja es que las esferas fabricadas mediante este prolongado proceso no presentan fallos y conservan su color para siempre, ofreciendo así una belleza eterna.

Asimismo, Girard-Perregaux ha adornado la superficie de la esfera con un motivo guilloché con efecto de rayos de sol, visible a través de la superficie traslúcida de esmalte azul, lo que resalta aún más su esplendor. Los futuros usuarios podrán elegir entre una carátula azul o verde.

Es posible que el esmalte sea lo más característico del modelo, pero la carátula también presenta otros elementos muy familiares. Por ejemplo, sus agujas de tipo bastón revestidas de rodio que marcan las horas y los minutos. O las iniciales de la marca situadas a las 12h y aplicadas, junto a los marcadores horarios, sobre la superficie de la carátula. Su estilizada aguja trotadora incorpora un contrapeso que imita el perfil de los famosos puentes de oro de Girard-Perregaux. Los puristas observarán que la indicación de la fecha a las 3 horas cuenta con números blancos sobre un disco de color, a juego con el tono de la carátula principal, tal y como dicta la etiqueta propia de la relojería.

Asimismo, y según la esencia original del modelo de 1975, el Laureato 42mm Eternity Edition incorpora una pulsera integrada. Sus eslabones se presentan con un acabado pulido o satinado, un juego magistral de efectos que siempre ha sido muy valorado por los aficionados a la relojería. La caja y el bisel continúan este contraste entre acabados, una lujosa combinación que realza el diseño del modelo.

Su movimiento de cuerda automática, el calibre GP01800, se ha fabricado en las instalaciones de la empresa en La Chaux-de-Fonds. Este movimiento de cuerda automática incorpora una masa oscilante de oro rosa, adornada con un motivo circular Côtes de Genève. El movimiento también incluye otros refinados detalles, entre ellos su acabado Côtes de Genève recto en los puentes, su biselado, sus tornillos con brillo de espejo, su graneado circular en la platina y el texto dorado grabado, todos ellos ejecutados con los exigentes estándares de la empresa.

El Laureato 42mm Eternity Edition, como se ha indicado anteriormente, se ofrece en dos versiones, azuly verde. Ambas opciones están limitadas a 188 ejemplares.