fbpx

A. Lange & Söhne x Councours of Elegance 2019

En los terrenos del Palacio de Hampton Court, la casa relojera de precisión sajona se encuentra con los autos clásicos más impresionantes del mundo, inspirando a los coleccionistas del mañana.
Del 6 al 8 de septiembre de 2019, los conocedores de los autos clásicos exclusivos se reunieron en el Concours of Elegance en las calzadas del antiguo del Palacio de Hampton Court de Enrique VIII, cerca de Londres. Una selección de 60 de los autos clásicos más raros y hermosos del mundo cierra la brecha entre los pioneros del automovilismo desde principios del siglo XX hasta los últimos súper deportivos.

El patrocinador principal A. Lange & Söhne presentará su propio espacio experiencial, que reúne la mejor artesanía, diseño clásico y lujo contemporáneo. En la "Casa de Lange", los asistentes pueden descubrir los aspectos más destacados de la colección de relojes actual, ver de primera mano cómo se fabrica un calibre de fabricación y poner a prueba sus propias habilidades artísticas.

En una cena de gala en la noche de apertura, A. Lange & Söhne presentó el penúltimo modelo en la serie de diez piezas "25th Anniversary", que celebra los 25 años de LANGE 1 este año.

A. Lange & Söhne ha sido el patrocinador principal de Concours of Elegance desde 2018. La casa relojera alemana, también está involucrada con el Concorso d’Eleganza Villa d’Este en el Lago de Como en Italia y los Classic Days en Schloss Dyck cerca de Dusseldorf, y Bonhams London para Brighton Veteran Car Run, así como en los Premios Históricos del Royal Automobile Club. Para el CEO de Lange, Wilhelm Schmid, el Concurso de Elegancia tiene un significado especial: "Entre los visitantes y competidores, nos encontramos con más y más jóvenes que trabajan para preservar
valores culturales. Katie Forrest, que no solo maneja el Rolls-Royce de más de un siglo de antigüedad de su familia, sino que también lo mantiene, y Evan Zema, que cura las colecciones sobresalientes de Bruce McCaw, ejemplifican la próxima generación de coleccionistas y conservadores idealistas. Saben que las obras maestras mecánicas, ya sean autos o relojes, se convierten en obras de arte atemporales por su historia y la pasión de las personas que las hicieron. Por eso están haciendo todo lo posible para preservarlos para la eternidad.”